Kodak: cómo tu producto puede llegar a acabar contigo.

Posted · Añadir comentario

Millones de personas tienen cámara digital, miles de gadgets disponen de cámara digital, cientos de fotos son subidas diariamente a las redes sociales… entonces, ¿ cómo es posible que la empresa que creó la cámara digital anuncie su bancarrota? La semana pasada y después de unos años muy complicados, los medios publicaban … Kodak Prepares for Bankruptcy, o sea, su bancarrota o concurso de acreedores (Kodak se prepara para entrar en concurso de acreedores en las próximas semanas).

Si buceamos en la historia de Kodak, descubrimos como una empresa química llegó a ser un referente induscutible en mundo de la imagen fotográfica. Casi en cualquier parte del mundo, el símbolo de Kodak  era la salvación para el que necesitaba cualquier producto asociado a la fotografía. Como líder, invirtió miles de millones en I+D con enormes éxitos, y hasta se permitió el lujo de encargar a sus ingenieros que reinventaran la fotografía…. Y así lo hicieron, en 1978 Kodak patentó la cámara fotográfica digital. Nacía un nuevo aparato electrónico de consumo con un mercado que hoy vemos enorme, pero que “canibalizaba” los procesos químicos de relevado de Kodak.

La propia Kodak reconoció que apostó tarde por el mercado de productos digitales. Aún así sus esfuerzos para reconducir la compañía han sido constantes. Las palabras de su CEO, Antonio Pérez …”o cambiábamos o Kodak dejaba de existir”, demuestra que la empresa sabía que necesitaba un cambio radical. Recuedo además leer una entrevista a Antonio Pérez, aprovechando sus vacaciones en Vigo, donde él mismo hablaba de un futuro donde todos tendríamos cámaras digitales y que Kodak apostaría todo su I+D por ese mercado.

Fenomenal, ¿no?. El inventor de la cámara digital apostaba por el mercado digital a muerte, pero…

Cuando Kodak registró la cámara digital descubrió un fantástico producto, y lo consiguió porque enfocó la energía de sus ingenieros a inventar algo totalmente nuevo. Pero no completó esa energía con innovación corporativa ni estratégica para intentar descubrir un mercado para ese producto.  Kodak se limitó a registrar la patente y a obtener rendimiento de ella, “lógicamente” no quería canibalizar su mercado tradicional, aunque al final esa decisión de no apostar estratégicamente por el futuro digital los dejó fuera de juego, tanto a si misma como a gran parte de sus clientes (establecimientos de fotografía con el cartel de kodak, muchos de los cuales también están quebrados).

Algunas veces proteger el status quo de toda la vida puede ser la peor decisión, tanto para la empresa como para el cliente. Apostar por evolucionar el status quo de tu mercado es necesario. Apostar por cambiar y que tus clientes cambien contigo es la salvación.

La sociedad cambia porque la tecnología ayuda a cambiar, y el cambio es uno de los pocos motores que nos queda para crear valor, negocio…  beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *